Angel
(Talla en madera policromada, Altura 48 cm.)
 

Cenobia del Carmen Fernández

“...todos los años sacamos mi nacimiento, todos los años le aumento la cantidad de animalitos o los arreglo si se me rompen...”

Nace en Santa leda del Pilar, el 29 de Octubre de 1932. Municipio Benítez. Aquí en Cariaquito Cenobia desde siempre ha tenido la compañía de muchos ojos que la miran y aprenden de ella. Busca en la entraña de un cerro, cerca del río, la arcilla que sirve para modelar, la que no se raja, la identifica al tacto, la extrae y modela pequeñas y armoniosas piezas escultóricas. Dice estar vieja, pero lo risueño de su expresión se refleja en cada rostro de madera o barro, he aquí esa persona que ha vivido en armonía constante: ella y su quehacer. Este año fue llamada al Ateneo de Carúpano para hacerle entrega de su primer diploma en reconocimiento a su callada e invaluable labor.

Desde siempre Cenobia pulveriza, amasa y modela la arcilla para hacer realidad el misterio de a Navidad con sus pesebres que año a año reviven la tradición navideña de El Pilar. Sus ángeles, pastores y Sagrada Familia llenos de una arcaica y cándida belleza nos retraen y encantan, trasladándonos al tiempo perdido de las Pascuas de nuestra niñez, donde la religión, la música, las fiestas y las comidas típicas conformaban un solo sentimiento: La Navidad. La constancia, dedicación y entusiasmo de Cenobio ha hecho que su trabajo permanezca a través de las nuevas generaciones, influyendo con su ejemplo a muchos imagineros de la localidad, entre los que se cuentan hijos y nietos.