Sirena
(Barro crudo secado al sol, Altura 20s cm.)
 

Iraida Fernández

“...estoy emocionada, todo lo que hago me sale con facilidad y bien…”

Nace el 16 de julio de 1960, en el Pilar. Vive al lado de su mamá, la señora Cenobia Fernández quien le enseñó de niña a jugar con barro. Recientemente, encontró aquel placer perdido y está descubriéndose a sí misma a través de la escultura.
Dentro de la tradición familia sus obras tienen un estilo personal lleno de movimiento, gracia y colorido, donde con minuciosa exactitud y delicado modelado, recreo en sus pequeñas piezas escenas de músicos, parrandas y animales fantásticos. Iraida se nos presenta como una escultora que entiende y logra la monumentalidad en sus obras de pequeño formato, donde da rienda suelta a una vocación que se consolida como un proyecto de vida.