BannerCentral
Bienvenidos... Síguenos a través de las Redes Sociales: Twitter: @Biblioteca_UDO / Facebook: Biblioteca Digital UDO
Domingo, 23 Abril 2017

DESDE EL OCEANO INDICO AL GOLFO DE CARIACO

VIAJE DE UN CELACANTO

A comienzos de 1978, cuando ejercía funciones de Consejero para Asuntos  Científicos en la Embajada de Venezuela en Roma, se me anunció la visita de un médico italiano, quien quería exponer asunto de interés para nuestro país: Se trataba del Dr. Pietro Baldassini, vinculado profesional y afectivamente a Venezuela, donde estuvo radicado con su esposa en épocas pasadas, cumpliendo actividades sanitarias patrocinadas por la Organización Mundial de la Salud y donde tuvo la satisfacción del nacimiento de su primer hijo.

 

Para la fecha de nuestra entrevista el doctor estaba comprometido en programas de saneamiento de la O.M.S. en Madagascar y de allí frecuentaba las vecinas islas Comores, específicamente Moroni, donde obtuvo de pescadores locales un ejemplar de Celacanto que, conservado y mantenido en hielo seco, esperaba allí por un destino final.

 

Este pez por su rareza es considerado como elemento de transición representativo de los primeros vertebrados terrestres. Vivió y desapareció aparentemente hace de 4 a 6 millones de años, conocido solamente por fósiles, hasta que fue redescubierto en 1938, cuando en la desembocadura del río Chalumnae se logró un ejemplar identificado por Marjorie Courternay Latimer, circunstancia que originó el nombre técnico: Latimeria Chalumnae, en reconocimiento a quien lo identificó y al sitio donde fue pescado.

Por ser su hábitat aguas muy profundas, es imposible mantenerlo vivo al salir a la superficie; vive en cuevas rocosas de origen volcánico, es de hábitos nocturnos y ha podido ser observado en su ambiente gracias al uso de equipos de alta tecnología capaces de obtener imágenes a grandes profundidades, y así constatar su comportamiento in vivo. Al respecto en 1988 al mostrar las imágenes logradas a la investigadora Latimer, quien se encontraba hospitalizada por cáncer avanzado, deseosa de ver al pez en acción expresó “Al ver esto, el ciclo de mi vida se ha cerrado” y meses después murió.


Era el propósito del mencionado Dr. Baldassini ofrecer como donativo a alguna de nuestras Instituciones Científicas el ejemplar obtenido. De inmediato vino a mi mente la Universidad de Oriente y su Instituto Oceanográfico, al considerar a éste como centro de investigación científica, docencia y difusión de las ciencias del mar existente en el país; así se lo comuniqué al oferente y al obtener su aprobación procedí a iniciar las gestiones requeridas para hacer efectiva nuestra decisión. Al efecto establecí contacto con el entonces Rector, Dr. Pedro Cabello, quien estuvo de acuerdo con mi proposición y ofreció su inmediata colaboración para poner en marcha todas las gestiones necesarias para hacer efectivo el traslado y asumir el correspondiente soporte económico.

Reintegrado el Dr. Baldassini a Madagascar se dio comienzo al proceso destinado al traslado de tan importante espécimen. Para es época no se disponía de los medios actuales de comunicación y toda la tramitación se efectuaba por télex desde Venezuela a nuestra Embajada, y de allá a Madagascar por igual medio o por intercomunicación radiofónica de radio aficionados.

 

Para asegurar el buen éxito del proyecto, era indispensable: en primer término, disponer permanente y seguramente del suministro de hielo seco durante todo el tiempo necesario para el mantenimiento y transporte del pez, y así evitar su descomposición; establecer una ruta de transporte aéreo que, sin interrupciones, asegurase la salida y llegada del envío en los términos previstos; disponer de toda la documentación y permisos del estado, exigidos para el traslado e ingreso al país; así mismo haber cancelado anticipadamente los costos derivados de gestiones y transporte.

 


Analizada la situación se iniciaron las actividades  en febrero de 1978, contando para ello con la decidida intervención de la Oficina de Enlace de la UDO  en Caracas a cargo del Sr. Antonio Antón, quien se ocupó de las acciones locales.

De acuerdo con los itinerarios aéreos existentes, se escogió una ruta y horarios que llenasen sin interrupciones los trayectos ya establecidos, que consistió en un vuelo, que a partir de Moroni (Comores) llegase a Madagascar (Tananaribe), con trasbordo allí a la línea Alitalia con destino a Roma, donde inmediatamente se trasbordaría a la línea venezolana Viasa en vuelo a Maiquetía, para, mediante un nuevo trasbordo a una línea nacional, ser despachado a Cumaná con destino final a la UDO.

No fue sencillo, ni libre de obstáculos dar cumplimiento al programa previsto, los retardos eran causa de desazón por los riesgos de perder el pez por fallas en su mantenimiento. Podemos agregar a modo de ejemplo los retardos en la emisión, remisión y recepción en plazos oportunos de la documentación exigida; los retardos en la efectividad de las remisiones económicas; en fin, las dificultades de comunicación con tan lejanas tierras.

Después de acciones fallidas, de sortear múltiples inconvenientes, al cabo de 6 meses de espera se logró la coordinación necesaria para obtener al menor riesgo posible el despacho y traslado de nuestro valioso elemento dentro del tiempo e itinerario preestablecido.

Al arribar a Cumaná pasó a manos y cuidados del excelente taxidermista de la UDO. Sr. Pedro Pablo Figueroa, quien lo preparó para su conservación y exposición, tal como hoy lo vemos.

Al concluir este relato se aspira responder a preguntas que pudieran surgir al considerar: cuando, como y por qué este valioso y raro espécimen vino a engrosar nuestras colecciones en épocas cuando seguramente no existía en Latinoamérica otro ejemplar; y también satisfacer en parte la curiosidad e interés que su presencia pueda despertar. Asimismo dejar constancia de las vicisitudes y el  recorrido seguido por nuestro pez a partir de tan remotas latitudes: Desde el Océano Indico al Golfo de Cariaco.

Dr. Luis Delfín Ponce Ducharne

Av. Gran Mariscal - Edif. Rectorado - Cumaná - Venezuela
Teléfono: +58 (293) 4008158
RIF: G-20000052-0

DEL PUEBLO VENIMOS / HACIA EL PUEBLO VAMOS